La mayoría de nosotros sabemos que ciertos alimentos pueden hacernos sentir hinchados, pero es fácil pasarlo por alto en el calor del momento. Ya sea que tengas antojos de chocolate después de un largo día o que te llenes de tus bocadillos salados favoritos, la sensación de saciedad te alcanzará tarde o temprano. Es por eso que es tan importante entender exactamente qué alimentos causan distensión abdominal y distensión abdominal. En este artículo, vamos a explorar algunos alimentos culpables que nos hacen sentir más que incómodos a lo largo del día.

Vientre hinchado: ¿Qué le sucede a nuestro estómago al digerir determinados alimentos?

Cuando comemos ciertos alimentos, nuestro estómago se somete a un proceso digestivo en el que intenta descomponer los alimentos y absorber sus nutrientes. El proceso de digestión comienza en la boca, cuando masticamos los alimentos y los mezclamos con la saliva, que contiene enzimas que ayudan a descomponer los almidones. Luego, la comida pasa por el resto del tracto digestivo donde las enzimas y los ácidos la descomponen aún más, para que nuestros cuerpos puedan absorber vitaminas, minerales, carbohidratos y otros nutrientes.

Sin embargo, en algunos casos, comer ciertos tipos de alimentos puede desencadenar la hinchazón del estómago. Esto puede deberse a la producción de gas causada por bacterias que descomponen carbohidratos no digeribles como la fibra y las moléculas de azúcar en nuestro intestino grueso. También puede deberse a malas elecciones alimentarias, ricas en grasas o que contengan ingredientes como lactosa o fructosa, difíciles de digerir por nuestro organismo. En algunos casos, tragar aire (aerofagia) también puede contribuir a una incómoda sensación de hinchazón en el estómago.

Cualquiera que sea la causa de la hinchazón después de ingerir ciertos alimentos, obtener suficiente fibra y beber mucha agua puede ayudar a reducir esta sensación incómoda. Comer comidas más pequeñas con más frecuencia durante el día también puede ayudar a controlar los problemas digestivos, al igual que evitar las bebidas carbonatadas o gaseosas que pueden aumentar la formación de gases en el intestino.

¡Echemos un vistazo más de cerca a lo que realmente son estos delincuentes estomacales!

Legumbres:

Las legumbres están llenas de vitaminas y minerales esenciales y son ampliamente celebradas por sus beneficios para la salud, pero también pueden causar hinchazón y distensión estomacal. Esto se debe principalmente a que las legumbres contienen compuestos llamados oligosacáridos que el cuerpo tiene problemas para descomponer. En particular, el tracto digestivo humano carece de enzimas capaces de digerirlas de manera eficiente, por lo que las moléculas sin digerir permanecen en el intestino grueso donde las bacterias las fermentan y producen gas. Aunque incómodo, es importante recordar que este es un proceso natural que dura poco tiempo.

Solución :

Asegúrese de remojar las legumbres durante al menos cuatro horas, si es posible, para que sean más suaves y fáciles de digerir mientras ayuda a neutralizar algunos de estos compuestos irritantes. Comer legumbres lentamente y con moderación puede ayudar a reducir la hinchazón, al igual que agregar ingredientes buenos para la digestión como el ajo, la pimienta, la canela o el comino a la comida.

Pan blanco :

El pan blanco es una de las principales causas de distensión e hinchazón del estómago. Esto se debe a su alto índice glucémico, que puede hacer que aumente el nivel de azúcar en la sangre. Este aumento repentino en los niveles de azúcar en la sangre puede conducir a una mayor producción de gases. Cuando se acumula gas, puede causar molestias abdominales, hinchazón y otros síntomas gastrointestinales.

Solución :

Afortunadamente, pequeños cambios en su dieta, como reemplazar el pan blanco con granos integrales ricos en fibra o agregar grasas y proteínas saludables, pueden ayudar a reducir y prevenir la hinchazón. Además, beber muchos líquidos ayuda a la digestión y mantiene todo funcionando sin problemas, ¡lo que mejora la salud gastrointestinal en general!

Fiambrería :

Las carnes frías son una forma conveniente de obtener una dosis rápida de proteína. Pero a pesar de su conveniencia, las carnes frías también pueden causar hinchazón y distensión estomacal porque están hechas con carnes curadas, ahumadas o procesadas. Demasiada carne de charcutería puede causar estragos en su sistema digestivo al ralentizar el proceso de digestión.

Solución :

Una posible solución para ayudar a la digestión de las carnes frías es evitar la carne procesada y optar por cortes frescos y magros siempre que sea posible. Además, siempre es útil combinar los embutidos con otros alimentos ricos en fibra, como frutas o verduras; ayudará a la digestión al agregar volumen a su comida, lo que permitirá que los desechos se eliminen más rápida y fácilmente.

Patatas fritas :

Las papas fritas a menudo pueden causar hinchazón y distensión estomacal debido a su alto contenido de sodio. El sodio provoca la retención de agua en nuestro cuerpo, por lo que podemos sentirnos especialmente hinchados después de comer demasiadas papas fritas. Puede resultar especialmente incómodo si ya sufrimos problemas digestivos como estreñimiento o colon irritable.

Solución :

Para que las papas fritas sean más fáciles de digerir, es mejor limitar la ingesta de sodio. Las papas fritas al horno son una excelente alternativa a las papas fritas, y todavía es posible hacerlas deliciosas al darles sabor con hierbas y especias en lugar de sal. También es importante comer papas fritas con moderación, asegurándose de que sean solo una pequeña parte de la comida, para que su cuerpo se mantenga hidratado y no se abrume demasiado con la cantidad de sal que come.

Productos lácteos :

Los productos lácteos son una excelente fuente de calcio, proteínas y grasas saludables, esenciales para nuestro organismo. Desafortunadamente, algunas personas son sensibles a las proteínas lácteas, lo que provoca una incómoda distensión abdominal e hinchazón del estómago. Esto se debe a que ciertas enzimas digestivas en el cuerpo pueden tener problemas para descomponer las proteínas lácteas, lo que puede provocar molestias.

Solución :

Una forma de hacer que las proteínas lácteas sean más fáciles de digerir es comerlas con otros alimentos que contengan la bacteria probiótica llamada acidophilus. Este tipo de bacteria ayuda a descomponer las proteínas difíciles de digerir. Por lo tanto, su presencia en su comida podría mejorar considerablemente su capacidad para digerir los productos lácteos y limitar cualquier molestia abdominal. Puede encontrarlo en ciertos alimentos como encurtidos, tempeh, pan de masa fermentada, chucrut, kimchi, miso y kombucha. Al igual que obtenerlo a través de suplementos para ayudar aún más a su digestión.

* blokus se esfuerza por transmitir el conocimiento de la salud en un lenguaje accesible para todos. En NINGÚN CASO, la información brindada no puede reemplazar la opinión de un profesional de la salud.